San Salvador, ER, ARG - Mie. 16 Junio 21 | 22:41 hs   
San Salvador
9.3º C
Poco nublado
 16-10-20 | 19:32 hs.
COLUMNA DE OPINIÓN*
Una jefa de Policía que se hace la distraída y no le da una explicación a la comunidad que le paga el sueldo
Este viernes en el programa “A la mañana” (Mercurio HD), se dio a conocer una editorial donde se exponía la situación de censura a la que la jefa de Policía de San Salvador, Miriam Cabello del Campo, sometería a parte de la prensa que no es condescendiente.
Una jefa de Policía que se hace la distraída y no le da una explicación a la comunidad que le paga el sueldo


 

*Por Nelson Lalanda
Editor responsable de REPORTECUATRO

Aconteció que este jueves por la tarde, tomamos conocimiento que un vecino de San Salvador se acercó a la Jefatura de Policía para radicar una denuncia contra el ex candidato a concejal de la coalición UCR – Cambiemos, Marcelo Cattaneo, que de hecho si algún edil de su bloque renuncia puede acceder a la banca ya que ocupaba el cuarto puesto.

La denuncia se enmarca en un audio privado que el propio Cattaneo le habría enviado a esta persona, un ex empleado de él, donde bromeaba –de muy mal gusto, por cierto- con que en San Salvador “envenené a unos cuantos”, haciendo referencia a que es positivo de Covid-19 por haber asistido a una fiesta clandestina en Concordia junto a otros sansalvadoreños y que contagió a varias personas.

Esto motivó la denuncia que este viernes al mediodía llegó a la Fiscalía local.

Desde MERCURIO HD se le envió un mensaje de Whatsapp a la jefa de Policía para preguntarle si era verdad la denuncia, a lo que la funcionaria se limitó a responder: “Buenas tardes. He decidido limitar mi comunicación con Ud. debido a su ofensa. Le agradecería que ya no me contacte. Puede tomar los informes a la prensa del grupo de WhatsApp Gacetilla. Saludos cordiales”.

Este acto de censura para con este medio o conmigo se enmarca en algunos estados que fueron publicados en redes sociales. Ofendida, la funcionaria decidió no brindar más información porque se sintió tocada en el marco de otro grave hecho que habría ocurrido en la ciudad y al cual esta señora no dio ningún tipo de explicación a la sociedad que le paga su sueldo con sus impuestos.

Es una práctica habitual de Cabello del Campo el no informar. Así como esta señora prefiere no informar a este periodista –que tiene otras fuentes más confiables aún para consultar-, también se ha dado que primero este medio o cualquier otro debe publicar una información policial para luego blanquearlo en la gacetilla de prensa. Gacetilla de prensa que le cuesta mucho confeccionar porque le ocupa tiempo, que no tiene, según ella misma reconoció ante los micrófonos de MERCURIO HD ante la consulta de este mismo comunicador.

Pero así como a la señora le cuesta dar a conocer ciertas informaciones, también se hace la distraída ante una grave situación ocurrida en la ciudad, que motivó el posteo que mencionaba anteriormente. Esta señora nunca dio una explicación cierta sobre por qué a cierto ciudadano de San Salvador la Policía le habría perdonado la realización de una fiesta con muchísimos concurrentes, hace varias semanas atrás, en un galpón de la ruta 18.

Efectivos policiales, enterados de la fiesta, llegaron al lugar, pero misteriosamente la fiesta siguió curso luego de que fueran “atendidos” afuera por el dueño de la fiesta con quien se entendieron muy bien como para que no le corra un apercibimiento. Bien que mientras tanto persiguen a los gurises que se juntan a comer una pizza con los amigos y jugar a las cartas, porque están repodridos de estar encerrados.

En la conferencia de prensa de la Mesa de Emergencia Sanitaria, se hizo la distraída y nada dijo sobre el particular accionar de sus súbditos. Si bien es cierto que ella no estaba en Jefatura ese fin de semana porque gozaba de su licencia, y era el subjefe de Policía, Emilio Piaggio, quien estaba a cargo, es la Jefatura que ella comanda. El lunes siguiente se le consultó sobre el particular y recalcó que “siempre se debe confeccionar un acta y notificar a las personas”. Pero por lo bajo, le echaba la culpa al subjefe, con quien en la actualidad no tendría la mejor relación, tras la escandalosa situación vivida.

Quien calla otorga. Si la señora se siente ofendida porque se menciona a “la Policía” y no “los policías” o “algún policía”, da igual. Ella es la jefa, ella es la responsable.

La sociedad que le paga el sueldo con sus impuestos a la señora jefa de Policía -que la salvó la pandemia, ya que como se recordará antes del Covid-19 en San Salvador hubo una gran marcha contra la inseguridad y la ineptitud de quienes deben cuidarnos, ella incluida- espera una respuesta en gacetilla o en su medio favorito, donde quiera, pero una respuesta al fin.




 

‹‹ volver atrás