San Salvador, ER, ARG - Mar. 20 Oct 20 | 23:16 hs   
Inters General
12.8º C
Nublado
 16-10-20 | 18:57 hs.
COLUMNA DE OPININ*
Un pas alejado de la Ley
En este momento los argentinos no somos libres, sino prisioneros y rehenes de los delincuentes. Estamos hurfanos de libertad porque no defendemos la ley y su ausencia nos tiene a todos asustados, desesperados, impvidos, sin saber hacia dnde ir ni que hacer. Al contrario de una verdadera democracia, la ley tiene que ser extremadamente rgida. En muchos pases existen delitos y corrupcin pero no hay los niveles de impunidad que tenemos ac.
Un pas alejado de la Ley

* Por Maximiliano Vinacur

                   En Argentina ha ocurrido algo muy grave, se confundi democracia con ausencia de ley. Dos ejemplos son muy elocuentes que nosotros entendemos la democracia como sinnimo de falta de respeto a la ley. Uno lo encontr en un libro donde el autor relataba que en 1984, una mujer a la que le haban robado la cartera le coment que el comisario que le recibi la denuncia le dijo: "Usted quera la democracia, seora? Bueno, ahora aguntesela". Y otro actual que ocurri en una carnicera de mi ciudad  y me tuvo como testigo. Un joven ingres sin barbijo y ante la observacin del carnicero de la norma infringida, el joven le dijo y para que si igual nos vamos a morir todos. 

        Esta es la gran confusin de la Argentina: se cree que la ley no debe ser rgida. Por eso los argentinos no entendemos la expresin "slo el cumplimiento de la ley nos har libres". 

        Cuando salimos de la dictadura era lgico que pusiramos el punto en defender a las presuntas vctimas y en condenar a todo lo que hubiese sido sobredosis de rigor o mano dura. Pero pasado ms de 35 aos, esto es enfocado en sentido completamente opuesto, hoy la polica tiene miedo de actuar, terror a desenfundar su arma, pnico que lo denuncien  perdiendo su trabajo y el sustento de su familia y terminar en la crcel, los derechos humanos del delincuente se miran con ms prisma que los de quien se defiende, el diario del lunes se aplica con la vctima del asalto y no del asaltante.- Y lamentamos un polica muerto por no animarse a actuar y un enfermo mental desprotegido por el estado sin medicacin.-

          Si queremos salir de esto, a la sociedad hay que darle la sensacin de que hay una ley igual para todos y no que hay hijos y entenados.  La prdica del ejemplo y la conducta es vital, el Presidente nos exige no salir ni reunirnos y l si lo hace degustando un almuerzo con su dirigente sindical ejemplar Hugo MOYANO sin distancia y sin barbijo, al igual que la Doctora que se rehsa a usarlo.-

          Y la pandemia nos mostr  lo absurdo y delirantes de algunas normas  y de flagrantes irresponsabilidades gubernamentales como las apuntadas.- El confinamiento de la cuarentena cans  a la sociedad, la hart. Las limitaciones para circular libremente  ya  no estn relacionadas con la pandemia, tiene una raz poltica de propagar el miedo. Una cosa es el respeto a los protocolos sanitarios para evitar los contagios y contagiarse, y otra cosa es vivir en un estado de sitio permanente.-       

        Como se entiende que si puede reunir un grupo de diez personas a practicar un rito religioso, matar una paloma o una tortuga en un rito umbanda por ejemplo y no estar la familia junta?;  No se puede navegar en el ro pero si abrir el futbol profesional?; Un transportista tiene que comer en el camin porque no lo dejan bajarse en algunas jurisdicciones y los legisladores tienen libre circulacin y ni siquiera estn obligados a sesionar presencialmente?; Un productor no puede viajar a su sembrado libremente a trabajar pero si se pueden desplazar comitivas gubernamentales a inaugurar obras?

       Nosotros tambin somos culpables por esto de no respetar las normas, flexibilizar no implica desobedecer, pero en nuestro pas no hay sanciones. De all que sea tan complicado corregir esto, porque el mal avanz demasiado y eso sucedi porque no hemos tomado conciencia de la importancia que significa la ley.  

     Todo contribuye a que en nuestro pas se instale una creciente criminalidad e inseguridad porque aqu no hay cumplimiento de la ley. Y si esto no se corrige de una manera muy firme el futuro ser bastante sombro. No hay ningn incentivo para ser honesto, no hay castigo para el criminal ni el corrupto, ni premio al decente.-

        La certeza de que va a haber sancin desarticula al delito, no se trata de crear ms normas sino de hacer eficiente el sistema. En la Argentina la nica certeza es que no hay sancin, ac no se castiga al delincuente, se castiga al que denuncia y entonces  la culpa es impulsada a verter su ponzoa cuando se hace algo contra el mal no contra el bien, la mayora oye pero no escucha, no escucha porque lo que se dice se tie de duda siempre, la militancia rentada y los alcahuetes, siempre sumisos, los guardianes del proyecto deambulan en las diatribas de siempre. La culpa es de los medios, repiten.  No acuden siquiera a peroratas renovadas para persuadir, no se puede justificar lo injustificable muchachos.- 

        Encima la caradurez del Jefe de Gabinete de  formular comentarios segregacionistas como quien es el pueblo, quien es gente o quien es paria en este pas.- Como vamos a respetar la ley as!!!

       La tremenda declaracin de Carlos Raimundi, el embajador argentino ante la OEA, justificando los asesinatos masivos y las torturas en Venezuela es violenta y vergonzosa.  Una verdadera paradoja espantosa de la democracia es escuchar a una delincuente como Hebe Pastor de Bonafini pedir perdn a Maduro por el voto de la Argentina, ste ser nefasto para el pas, no piensa con su lengua ftida pedir perdn a las familia estafadas por su fundacin que esperan sus casas que nunca se construirn!!!

       El retroceso de la Argentina es moral, es cultural, se manifiesta con los votos cautivos y peor an, en mentes cautivas que no piensan y todo pretenden justificar, la actual vicepresidente deca en sus escuchas  que hay que salir a apretar jueces, podemos creer en la justicia as? Nos incentivan a cuidar las normas? 

      Sin respeto a la ley y sin ejemplos seeros estamos perdidos.- 

     Cierro con un emblemtico y claro ejemplo del respeto a la ley en la Argentina an vigente a pesar de haber sido escrito en 1872 La ley es tela de araa y en mi ignorancia lo explico, no le tema el hombre rico, nunca le tema el que mande, pues la rompe el bicho grande y solo enrieda los chicos





 

‹‹ volver atrás