Provinciales
01.08.2019 - 19:13 hs.       se leyó 486 veces
Por la crisis económica, Concordia en emergencia social
Este jueves por la mañana, los concejales aprobaron por mayoría la puesta en vigencia de la ordenanza que establece la Emergencia Social en la Municipalidad de Concordia. La medida impulsa una batería de medidas que propuso el Ejecutivo municipal ante la creciente vulnerabilidad social y la profundización de la crisis macroeconómica.
Por la crisis económica, Concordia en emergencia social

La norma fue tratada en la sesión de este jueves del Concejo Deliberante, y determina la puesta en marcha de una batería de medidas que tienen como principal finalidad la profundización de las iniciativas de reducción y control del gasto público y la asignación de mayores recursos a la atención de la problemática social.
La ordenanza aprobada contempla esto ejes: reducción de cargos políticos, refuncionalización de estructuras burocráticas, ratificación del congelamiento de ingresos a planta permanente, incorporación de personal únicamente por concurso público, estricto control de los gastos diarios que realizan las áreas municipales y fortalecimiento de los programas sociales.

Medidas extraordinarias

“La situación económica del país, con más inflación, menos poder adquisitivo, más recesión y caída de la actividad económica y productiva, configura un escenario de situación que afecta más fuertemente a los sectores más vulnerables, lo que hace necesario que la Municipalidad declare esta Emergencia Social para priorizar el equilibrio financiero, garantizar la prestación de los servicios, priorizar la demanda social y reforzar la atención de los sectores más desprotegidos”, expresó al respecto el intendente Enrique Cresto.
“Hoy la prioridad de nuestra gestión es defender a Concordia y a los concordienses en este contexto de incertidumbre y que no falte el plato de comida en la mesa de aquellas familias que sufren las consecuencias de esta crisis económica”, resumió el jefe comunal.
Cresto precisó que “ésta medida protege también a los empleados municipales. Porque reduce el número de funcionarios políticos, reforma y optimiza determinadas estructuras burocráticas, garantiza el congelamiento de la planta de empleados permanentes y fomenta el equilibrio fiscal. Así como también plantea una fuerte reducción del gasto sin afectar a los trabajadores o la prestación de los servicios municipales”, detalló.
“Para nosotros la construcción de una sociedad con mejores niveles de igualdad, de inclusión y de dignidad en la vida de los ciudadanos, requiere que seamos capaces de elaborar y proponer herramientas que den respuesta a las situaciones que se presentan de manera urgente e impostergable, esto es lo que funda esta ordenanza que se aprobó”, subrayó el presidente municipal.

Planificar y prevenir

Consultado sobre los fundamentos de la medida, el asesor económico del Ejecutivo, Álvaro Sierra, indicó que “el municipio dejó de recibir recursos de programas nacionales para medicamentos en los Centros de Salud, la Nación eliminó el Fondo Federal Solidario de la Soja, tenemos menos crecimiento en la recaudación y la coparticipación, es mucho menos lo que ingresa de regalías debido a que prácticamente no hay excedentes en Salto Grande y con un país donde todos los indicadores económicos y sociales en baja hay una situación real que nos preocupa mucho y que debemos atender con urgencia”.
La Declaración de Emergencia Social “favorece a darle mayor estabilidad financiera al municipio garantizando el equilibrio fiscal, que es la política que trazó el Intendente desde el primer día que asumimos y lo hemos logrado”, explicó el economista, para inmediatamente destacar y agradecer “el acompañamiento de los concejales que entienden la dimensión de esta situación y hoy votaron afirmativamente”.
“Además esto va a permitir que cada trabajador municipal tenga garantizado el cobro de su sueldo cada mes, como viene sucediendo. A su vez se garantiza el cumplimiento de todos los convenios y acuerdos que se han realizado con los gremios”, resaltó Sierra - despejando las dudas que al respecto habían planteado algunos dirigente gremiales - y señaló que “la ordenanza apunta a reducir el gasto político y el gasto superfluo”.
“Es una medida de austeridad, de responsabilidad y previsión, para adecuarnos a la situación económica y social de la ciudad y del país y garantizar el buen funcionamiento del municipio con las herramientas necesarias para enfrentar la posibilidad real de que esta crisis se profundice”, concluyó el funcionario.

 

 

 

Más sobre Provinciales