Deportes
15.07.2018 - 14:38 hs.       se leyó 1183 veces
MUNDIAL RUSIA 2018
Francia goleó a Croacia y es campeón del mundo
Francia goleó este domingo 4 a 2 a Croacia en el estadio Luzhniki, de Moscú, y ganó el segundo Mundial de su historia, tras el obtenido como local en 1998.
Francia goleó a Croacia y es campeón del mundo
El Universo.

Mario Mandzukic en contra, Antoine Griezmann de penal, Paul Pogba y Kylian Mbappé, figura del partido y del Mundial de Rusia, marcaron para el campeón. Ivan Perisic convirtió el 1-1 parcial y Mandzukic descontó al final tras un grosero error del arquero Hugo Lloris.
Didier Deschamps, conductor del seleccionado ganador, es el tercero en la historia en haberse consagrado campeón del mundo como jugador y entrenador, igualando la marca del brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer.
Pese al cansancio acumulado por los tres tiempos suplementarios que jugó en las instancias anteriores, Croacia salió a presionar la salida de la última línea francesa desde el inicio. Si no lograban recuperar la pelota, cortaban con falta, pero el rival no podía salir de su campo.
Era enorme el esfuerzo de los jugadores de ataque de los balcánicos, incluso Ante Rebic y Perisic llegaban a colaborar en defensa a la altura de su propia área.
Pero le faltaba el último toque para lograr lastimar, y lo terminó pagando.
Tal como a lo largo de toda la Copa del Mundo, Francia aprovechó su alta efectividad en ataque para ponerse en ventaja, y esta vez yendo aún más allá, porque lo hizo sin haber pateado al arco.
A los 17, Griezmann envió un tiro libre en forma de centro y Mandzukic la peinó hacia su propio arco, venciendo la resistencia del arquero Danijel Subasic.
A partir de ahí, el juego se hizo más de ida y vuelta, y a los 27 llegó la merecida igualdad para los croatas.
En una jugada preparada, Luka Modric lanzó un centro, tras dos cabezazos Domagoj Vida la aguantó para Perisic, el atacante de Inter se sacó de encima a Ngolo Kanté con un solo movimiento y clavó un zurdazo bajo junto al poste izquierdo de Lloris.
La pelota parada trajo lo que el juego colectivo no lograba. A los 33, Griezmann ejecutó un córner desde la derecha, Perisic la envió por la línea de fondo con una de sus manos y Pitana, tras ver varias veces la jugada en la pantalla del VAR, sancionó correctamente penal.
Tras las idas y vueltas, Griezmann lo transformó en gol cuatro minutos después con una ejecución a la derecha de Subasic, quien se arrojó hacia el otro lado. El de esa pena máxima fue el único remate francés al arco en toda la etapa.
El segundo período comenzó igual que el primero. Nuevamente Croacia salió a apretar arriba, aunque esta vez con la obligación de marcar para devolverle la paridad al resultado.
Ya a los 2 minutos lo tuvo Rebic con un remate que obligó a una providencial atajada de LLoris. Parecía viva la ilusión de rememorar lo logrado por Uruguay en la final de 1930, el único que logró remontar el resultado yéndose al descanso en desventaja.
Pero las contras francesas siempre son un peligro, sobre todo por la velocidad de Mbappé, quien prendió el turbo a los 6 para dejar atrás a Vida en una vertiginosa carrera, pero luego perdió en el mano a mano con Subasic.
Y esa era la receta, porque nuevamente Mbappé llegó hasta el fondo por derecha a los 13 y envió el balón al área para Griezmann. El de Atlético de Madrid descargó para Pogba, quien remató una vez, le volvió a quedar tras un rebote en Modric, y en el segundo disparo colocó un zurdazo junto al palo derecho que dejó sin chances a Subasic.
En un segundo tiempo que lo terminó de consagrar como la máxima figura del torneo, Mbappé recibió en la medialuna del área a los 19 y liquidó el trámite con un derechazo bajo que ingresó junto al poste derecho. Ese gol lo convirtió en el segundo jugador más joven en convertir en una final, quedando solo debajo de Pelé en la de Suecia 1958.
El desastre de LLoris, quien quiso gambetear a Mandzukic a los 23 y terminó yendo a buscar la pelota al fondo de la red, intentó ponerle suspenso al final, pero fue tan solo un ingrediente más para decorar una Copa del Mundo que estuvo llena de sorpresas de principio a fin.
Solo quedaba el festejo. El tan merecido por los grandes valores de un equipo con mucha juventud que encontró el equilibrio en la mitad del campo con Kanté, generación de juego en Pogba y contundencia en ataque por la calidad de Griezmann y la velocidad de Mbappé.

La síntesis del partido

Francia: Hugo Lloris; Benjamin Pavard, Raphael Varane, Samuel Umtiti, Lucas Hernández; Ngolo Kanté, Paul Pogba; Kylian Mbappé, Antoine Griezmann, Blaise Matuidi; Olivier Giroud. Director técnico: Didier Deschamps

Croacia: Danijel Subasic; Sime Vrsaljko, Dejan Lovren, Domagoj Vida, Ivan Strinic; Ivan Rakitic, Marcelo Brozovic; Ante Rebic, Luka Modric, Ivan Perisic; Mario Mandzukic. Director técnico: Zlatko Dalic.

Goles en el primer tiempo: a los 17 minutos, Mandzukic en contra (F); a los 27, Perisic (C); a los 37, Griezmann de penal (F).

Goles en el segundo tiempo: a los 13 minutos, Pogba (F); a los 19, Mbappé (F), A los 23, Mandzukic (C).

Cambios en el segundo tiempo: a los 9, Steven N’Zonzi por Kanté (F); a los 25, Andrej Kramaric por Rebic (C); a los 28, Corentin Tolisso por Matuidi (F); a los 35, Nabil Fekir por Giroud (F); a los 36, Marko Pjaca por Strinic (C).

Árbitro: Néstor Pitana (Argentina).

Estadio: Luzhniki (Moscú).

Fuente: IAM

 

 

 

Más sobre Deportes