Provinciales
08.06.2018 - 21:00 hs.       se leyó 250 veces
El límite del acuerdo con FMI: no recortar salarios ni jubilaciones
Tras el acuerdo al que llegó la Nación con el FMI con el compromiso de reducir el déficit fiscal, el gobernador Gustavo Bordet adelantó que se trabajará sobre el presupuesto 2019 entre todas las provincias y ratificó que su posición: no recortar sueldos ni jubilaciones.


“En esto tenemos que tener la responsabilidad, por un lado para dar garantías de que el gobierno pueda cumplir con un cometido de financiamiento; y por otro lado que no se perjudiquen los sectores más vulnerables de la población como ocurrió otras veces con el Fondo Monetario”, señaló el mandatario.
“Si la reducción del déficit fiscal se va a hacer recortando salarios o recortando jubilaciones, nosotros para nada estamos de acuerdo. No es ése el lugar donde hay que generar la reducción del déficit fiscal”, consideró Bordet.
En relación a las metas para la reducción requerida por la Nación, informó que los gobernadores le solicitaron al Presidente Mauricio Macri ser partícipes de esa decisión y apuntó: “Algunas pautas ya le he dado, que (la reducción) no tiene que ser sobre sueldos ni jubilaciones”.
El primer mandatario realizó declaraciones a la prensa luego del encuentro que mantuvo este viernes con su equipo de gobierno en el Salón de los Gobernadores de la Casa de Gobierno. Allí se trabajó básicamente sobre el programa de obras públicas que se lleva adelante en la provincia y también otras cuestiones.
Luego de la reunión, el mandatario se explayó sobre esa cuestión y otras de la actualidad como la situación ocurrida en el penal de la ciudad de Victoria. Además, hizo un balance de la reciente misión comercial al sudeste asiático y efectuó valoraciones sobre el acuerdo que el gobierno nacional rubricó esta semana con el FMI.
"Lo dije desde un comienzo. El financiamiento externo nunca es bueno ni malo, el tema es las condiciones que existen para poder acceder a un financiamiento", aseveró el mandatario. Precisó, que “si el financiamiento del FMI se presenta a una tasa razonable, de entre el cuatro o cinco por ciento, si se lo analiza desde el punto de vista financiero, es bueno. Ahora, si las metas que impone el Fondo implican que habrá restricciones presupuestarias y que habrá problemas de partidas, habrá que analizar cuáles son las consecuencias que tiene, no sólo para la provincia sino también para todos los sectores que son más vulnerables en la población”.
“Entonces –continuó diciendo Bodet- tenemos que ver bien cuáles son las condiciones para determinar dónde va a estar afectada la reducción del déficit fiscal. Las pautas se cambian y del 2,7 van a pasar al 1,3, y en dos años estamos hablando de 8.300 millones de dólares; queremos ser partícipes”.
En este sentido, dijo que “eso es lo que le pedimos al Presidente todos los gobernadores para ponernos de acuerdo de dónde se van a reducir estos 8.300 millones de dólares. Algunas pautas ya le he dado, que no tienen que ser sobre sueldos ni jubilaciones. Fundamentalmente nos interesa el impacto que puede tener en la provincia, pero también pensamos en el país en general que no impacte sobre los sectores más vulnerables".

 

 

 

Más sobre Provinciales