Deportes
19.05.2018 - 13:23 hs.       se leyó 853 veces
VILLAGUAY
Ganó "La Gurisa": su mensaje en las redes
La campeona mundial supermosca de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), la invicta entrerriana Débora “La Gurisa” Dionicius, se impuso sobre la ex retadora mundialista colombiana Luna Torroba, por puntos, en una amplio fallo unánime, tras diez asaltos, y así defendió por decimosegunda ocasión su corona, en un duelo revancha.
Ganó

Fue el combate estelar de la velada desarrollada en la noche de este viernes en el club Social y Deportivo Salud Pública, de Villaguay.
Con su habitual técnica, precisión y velocidad, Dionicius, que fuera monarca sudamericana, hizo valer una vez más toda su valía frente a una conocida Torroba, colombiana radicada en Anguil, La Pampa, ex retadora mundialista minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), que poco pudo hacer. Tomando siempre la iniciativa, “La Gurisa” anticipó cada movimiento para encontrar siempre los espacios y filtrar sus combinaciones de jab, cross y uppercuts al mentón y sus ganchos a las costillas. Acompañada de rápidos desplazamientos, entró en la corta distancia donde sometió a una enjundiosa retadora que no lograba detener su ataque. Incluso en el cuarto la tuvo sentida.
Con el paso de los capítulos, las diferencias eran cada vez mayores. Con la caleña con su ojo derecho inflamado, su nariz sangrando y sus energías casi agotadas, la local no mermó su ataque. Tras hacerla tambalear en dos ocasiones en el noveno descargó potentes izquierdas y derechas cruzadas y ascendentes al mentón y dos ganchos a las costillas, con que volvió a hacerla trastabillar. Por momentos era una lección de boxeo. Y tras castigarla en el décimo, redondeó una convincente actuación para repetir lo sucedido el 12 de marzo de 2016 cuando la venció en la ciudad de Buenos Aires, y tras la campana final llegaría la decisión que desató el delirio de los más de 2500 espectadores que colmaron el escenario y volvieron a vibrar con ella tras cinco años sin presentarse en su ciudad.
Las tarjetas de los jueces expresaron la diferencia exhibida, al decretar: Edgardo Codutti 100-90, Néstor Savino 99-91, y Héctor Bergara 99-91, todas a favor de Dionicius.
Con su mayor velocidad, Dionicius anticipó desde la primera campana en la corta distancia con su jab zurdo seguido de su derecha cruzada y ascendente a la mandíbula. Con Torroba desplazándose lateralmente en el segundo, la entrerriana combinó sus ganchos a las costillas con sus cruzados a las mejillas. Punteando con su jab zurdo en el tercero, “La Gurisa” abrió la guardia rival para luego combinar con su gancho zurdo a la zona hepática y su cross diestro al mentón. Decidida en el cuarto, acortó las distancias y repitió su cross diestro y zurdo profundas a las mejillas de una retadora que intentaba amarrar. Sus veloces ráfagas de jab zurdo y derecha cruzada al mentón hacían mella en la visitante. Más agresiva, en el quinto insistió con su jab firme y sus reiteradas derechas cruzadas y ascendentes a la mandíbula y en gancho a las zonas blandas con que la hacía retroceder.

Con la misma tónica en el sexto, la campeona comandaba las acciones, más allá de una tenue contra en forma de cross zurdo sobre su mentón, que fue luego respondida por sus ganchos al cuerpo. Con el ojo derecho inflamado en la colombiana, en el séptimo la villaguayense de 30 años entró y salió con sus veloces desplazamientos para impactar con holgura sus ganchos a las costillas y profundos cross a la mandíbula. De tanto impactar con sus punzantes jabs zurdos, cross y rectos diestros, en el octavo Dionicius abrió una herida sobre el ojo derecho de una caleña agotada. Con sus ganchos zurdos al hígado, la campeona la recibió en el noveno, para luego de un cross diestro descargar otro gancho zurdo al estómago que hizo tambalear a una Torroba que sangraba también de su nariz. A pesar del resultado en su bolsillo, en el décimo “La Gurisa” siguió buscando. Frente a una rival lastimada que hacía lo que podía para mantenerse en pelea, la sometió con sus ganchos al cuerpo y ascendentes y cruzados al rostro que la hacían trastabillar. Así, terminó cerrando una tan amplia como convincente actuación, que tras la decisión de los jurados desató el resonante delirio de todo el público que colmó el recinto.
De esta forma, Dionicius, que pesó 52,100 kg., que previamente fuera monarca sudamericana, defendió por decimosegunda ocasión el cetro que conquistó el 24 de noviembre de 2012.

Su mensaje en la redes


 

 

 

Más sobre Deportes