San Salvador
12.03.2018 - 09:39 hs.       se leyó 3731 veces
OPINIÓN
Fiesta de la Cerveza artesanal, solo una buena intención
Lamentablemente, nos hubiera gustado escribir una nota afirmando lo exitosa que fue la primera Fiesta de la Cerveza artesanal, organizada por el Club Atlético Unión y Fraternidad, pero la verdad es que no fue así.
Fiesta de la Cerveza artesanal, solo una buena intención

Con mucho entusiasmo y sobre todo con gran trabajo y esfuerzo, el club de San Salvador logró montar una estructura que cualquier Fiesta provincial de por acá a la vuelta podría envidiar. El sueño fue grande, el traspié también. No solo no fue gente, sino que además, en medio de una sequía, les llovió y debieron suspender la última jornada.
Desde el vamos, hacía ruido llevar adelante tres días de fiesta. De hecho, en la conferencia de prensa de lanzamiento del evento, nuestro cronista consultó sobre la cuestión. “El costo era el mismo, hacerla dos días o tres”. Como prueba piloto, hubiera sido bueno hacerla un día. Y en años posteriores, lanzarse a más. Con el diario del lunes es fácil analizarlo, pero ya lo habíamos advertido.
No es ninguna novedad que el público de San Salvador es especial. Muy especial. Y esto hay que tenerlo en cuenta. La grilla de artistas era amplísima. Difícil de recordar. Y más aún cuando no había un artista que se destaque y que funcione como “llamador”. Mucho grupo junto. No estamos hablando de la calidad de los mismos, pero sí de la cantidad.
La disposición del predio, como ya dijimos, era para una Fiesta provincial. De hecho, los cerveceros que vinieron de afuera, destacaron la organización. Pero se daba la situación de “mundos paralelos”. De un lado de la lona, las exposiciones, donde había bastante público circulando. Del otro lado, donde estaba el escenario, la desolación. El viernes se vendieron 50 entradas, y el sábado poco más de 400. Faltaba unir lo uno con lo otro. Tener la cerveza del mismo lado que la música. Si no había un artista que llame, que el llamador sea la bebida al menos.
La falta de solidaridad entre pares también se notó. El sábado, otro club alquiló su predio para que un paracaidista que viene a hacerse la América a San Salvador haga su espectáculo. Convengamos que le fue bastante peor que a Unión esa noche. Pero ese público podría haber ido a la Fiesta de la Cerveza, que llevaba meses de organización. Si había una fiesta ya programada de antemano, es de buenos hermanos saber decir “este fin de semana no te cedo el predio porque ya hay fiesta en San Salvador”. Sobre todo cuando también se sabe de la lucha por mantener un club.
Estuvo todo dado para que sea una gran fiesta. Mucha difusión. Buena logística. Muchas ganas. Excelente temperatura. Faltó la gente. Pero este tropiezo no debe hacer que bajen los brazos. Solo replantear algunas cosas y soñar más chico, para ir haciéndolo grande con el tiempo. La intención fue buena.

 

 

 

Más sobre San Salvador