Deportes
11.03.2018 - 16:53 hs.       se leyó 255 veces
Boca jugó mal, pero le ganó 2-1 a Tigre
Boca Juniors jugó mal, pero venció este sábdo 2 a 1 a Tigre como local en la última jugada, por la decimonovena fecha de la Superliga Argentina de Fútbol, y en la antesala de la Supercopa Argentina que deberá definir con River Plate el próximo miércoles.
Boca jugó mal, pero le ganó 2-1 a Tigre

Edwin Cardona de penal abrió el marcador a los 28 minutos del primer tiempo, luego igualó Matías Pérez Acuña para la visita a los 43, y Leonardo Jara le dio el triunfo agónico al xeneize a los 49.
El local padeció su falta de generación y no logró ser profundo, pero volvió a ganar en el torneo local, tras su derrota frente a Argentinos Juniors del pasado lunes, y llega victorioso al partido definitorio frente a su clásico rival.
En el primer tiempo pasó poco y nada, porque la visita le cedió la pelota y el terreno al xeneize, pero eso no se tradujo en situaciones de peligro.
Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto volvieron a padecer, como en varios partidos anteriores, la falta de generadores de juego en la mitad de la cancha.
Por eso, se acercaba una y otra vez al área rival, pero no lastimó nunca. La única excepción fue a los 31 minutos, cuando Cristian Pavón avanzó por derecha y tocó atrás para la llegada de Jara, quien rematió desviado, cerca del palo izquierdo.
La segunda etapa comenzó de la misma manera, y Boca solo pudo acercarse gracias a una apilada de Frank Fabra, quien dejó a cinco rivales en el camino, pero no logró dar el último toque ante la salida de Julio Chiarini.
A los 9 minutos, Cardona intentó enviar un centro desde la izquierda y la pelota rebotó en el poste derecho, por lo que la más peligrosa del dueño de casa llegó gracias a la casualidad, y eso dice mucho sobre cómo fue el juego hasta ese momento.
Cuando no hay juego, la pelota parada es buena aliada para generar peligro, y a los 22, tras un córner de Cardona, Lisandro Magallán obligó con un cabezazo desde el punto del penal a una buena atajada de Chiarini, quien despejó el peligro con los puños tras volar hacia su derecha.
Pero en algún momento la jerarquía individual de los futbolistas de Boca iba a desnivelar, y eso pasó cuando a los 27 Pavón picó por izquierda y fue derribado justo sobre la línea del área por Pérez Acuña.
El árbitro Germán Delfino sancionó correctamente el penal, y a los 28 Cardona lo transformó en gol con un remate bajo al palo izquierdo, mientras Chiarini se arrojaba hacia el otro lado.
El gol reanimó el partido, pero sobre todo pareció recordarle al local que estaba jugando un partido, y a los 35 Carlos Tevez dejó solo de cara al gol a Cardona, pero Chiarini esta vez se impuso y ganó el mano a mano.
A los 39, Nahitan Nández sacó un misil desde afuera del área que se estrelló contra el travesaño, pero no era esa la peor suerte que iba a tener el conjunto de la ribera.
En la única llegada que tuvo la visita en todo el partido, Magallán despejó corto un centro que llegó desde la izquierda y la pelota le quedó a Pérez Acuña, quien se resarció del penal cometido e igualó inmerecidamente el encuentro con un violento derechazo que venció las manos de Agustín Rossi.
Sobre el final, a los 49, lo perdió primero Emanuel Reynoso, pero en la continuidad de la jugada Wilmar Barrios recuperó la pelota y la metió para el recientemente ingresado Ramón Ábila, quien la metió al medio para que Jara llegara y le diera la victoria a Boca.
Lo que es claro, es que Barros Schelotto deberá trabajar mucho de aquí al miércoles para que sus futbolistas logren hacer un mejor papel frente al millonario.


 

 

 

Más sobre Deportes