Provinciales
08.01.2017 - 16:40 hs.       se leyó 741 veces
Afirman que se duplicó la población penal en la provincia en cinco años
En las cárceles entrerrianas, hay 1.752 personas privadas de la libertad, entre condenados y procesados, una cantidad que está por encima de la capacidad de las unidades penales.
Afirman que se duplicó la población penal en la provincia en cinco años

Las unidades penales están al límite en la provincia de Entre Ríos. Al borde del colapso. La capacidad de las cárceles está sobrepasada y las estadísticas muestran que en los últimos cinco años se ha duplicado el número de reclusos: de 746 internos que había en 2011, el número trepó a 1.752 personas en estos días, entre condenados y procesados.
El director general del Servicio Penitenciario, José Luis Mondragón, admitió que “en los últimos cuatro años” se produjo “un notorio incremento de la población penal” y con el ingreso sostenido de internos, las unidades penales de la provincia están prácticamente colapsadas.
“Hemos tenido que alojar internos en lugares donde antes funcionaban oficinas, talleres y depósitos; en Paraná, por ejemplo, se tuvo que utilizar la capilla, donde hay 47 personas alojadas”, describió Mondragón. En la Unidad Penal Número 1 de la capital provincial hay, en este momento, 662 internos.
El incremento de presos se atribuye, principalmente, a la puesta en marcha del nuevo Código de Procedimiento Penal de la provincia que, según dicen en el Poder Judicial, privilegia la oralidad y acelera los plazos de resolución de las causas penales. El nuevo sistema procesal comenzó a implementarse por etapas a partir de 2009, hasta completarse en septiembre de 2014 con la puesta en vigencia en Paraná. Otro factor que ha favorecido al crecimiento de la población penal es la intensificación de los procedimientos contra el narcotráfico.
Las estadísticas revelan un incremento en la población penitenciaria del 134,8 por ciento respecto de hace cinco años y, para dar respuesta, el Gobierno anunció que tiene en estudio la construcción de una nueva unidad penal, tras una reunión que Gustavo Bordet mantuvo en octubre del año pasado con la presidenta del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Claudia Mizawak.
Los detalles, dijeron entonces, se darían a conocer este año, pero Mondragón reveló ahora que en el Gobierno “se está buscando financiamiento”.
Luego de aquella reunión, la presidenta del STJ había señalado que “la preocupación por la superpoblación que se está dando en las cárceles de la provincia porque el nuevo sistema de enjuiciamiento penal ha hecho crecer la población carcelaria y se necesita una nueva unidad penitenciaria”.

Una nueva cárcel

El sistema está en condiciones de soportar un máximo de 1.500 detenidos, un número que ya se ha visto superado por los 1.752 internos actuales.
En diálogo con radio Máxima, Mondragón remarcó que “desde el Servicio Penitenciario se han logrado los medios, a través del Ministerio de Gobierno, para adaptar espacios ya existentes y está en marcha la construcción de nuevos pabellones”.
Según dijo, la situación más crítica es la de Gualeguaychú: “Es la unidad penitenciaria más deteriorada de la provincia, la que menos posibilidades ofrece para desarrollar actividades para la población penal y la que nos tiene altamente preocupados”, dijo. “Lo ideal sería contar con una nueva unidad penal”, remarcó.
Sin embargo, aclaró que “se trata de una inversión muy importante” y explicó: “Construir un edificio penitenciario, que es necesario, significa destinar montos muy importantes que no se pueden afrontar con fondos provinciales. Se necesita de la ayuda de la Nación o de aportes externos y algunas estimaciones indican que el costo puede alcanzar a un millón de pesos por interno que se quiera alojar en el edificio carcelario que se pretenda construir, incluyendo todo lo que sea la obra civil propiamente dicha. Eso da una idea aproximada de la envergadura de la inversión”, puntualizó.
En cuanto a las características que debería tener la nueva cárcel, explicó que “ha variado el concepto de seguridad, que antiguamente significaba altos muros, mucho personal armado y el interno cuasi-depositado (en las cárceles). Actualmente, la seguridad en materia penitenciaria se plantea desde otros ejes, como la educación y el trabajo, para mantener a los internos ocupados en saberes y aprendizajes. Esto es mucho más importante que las rejas y los muros”, sentenció.

Fuente: El Diario

 

Comenta la noticia:

 

 

Más sobre Provinciales
El río Uruguay podría llegar a los 9,5 metros en Concordia
De acuerdo a un reciente informe emitido por el area de hidrología de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, se advierte que el río podría llegar a alcanzar la altura de 9,50 m
Frigerio afirmó que utilizan la provincialización de Salto Grande para rédito electoral
Así lo manifestó en una conferencia de prensa que brindó este miércoles por la mañana en Concordia, donde MERCURIO NOTICIAS estuvo presente.